Enamorados del diálogo

El extinto Centro Democrático y Social (CDS), capitaneado por el Presidente Adolfo Suárez González, ideó en la segunda mitad de la década de los 80 un lema, ‘’Enamorados del diálogo’’ que plasmó en chapas, pegatinas y otros elementos de marketing. En medio de la polarización política y enfrentamientos recurrentes entre PSOE y AP que estaba crispando enormemente la sociedad española, los centristas trataron de poner en valor la necesidad del diálogo como ingrediente clave para buscar los puntos de encuentro entre diferentes y tratar de buscar consensos en beneficio de la ciudadanía.

Los centristas –de verdad, aquellos que decimos serlo pero además lo practicamos- seguimos creyendo en la necesidad de encontrar lo que nos une, en dialogar hasta no poder más, en tratar de alcanzar acuerdos de amplias mayorías… Y lo hacemos convencidos de que este tipo de entender y ejercer la política son mucho mejores que las propias de entornos eternamente enfrentados, crispados, y reinados por el odio al diferente.

En Nules, donde gobernamos, tratamos de ser consecuentes con nuestra forma de pensar. Hemos demostrado, sobradamente, tener la mano tendida a todos los grupos políticos con el objetivo de mejorar el municipio en el que vivimos. La semana pasada sumamos a dos grupos en el acuerdo para invertir los remanentes de tesorería para Nules. El PP, que en nuestra localidad solo sabe gobernar con el rodillo de mayorías absolutas y no es capaz de sumar con otros, ha criticado los acuerdos alcanzados y nos acusa de pactistas. Pactos a los que se les invitó, y declinaron participar, ni siquiera hablar, por cierto. Y nos enorgullecemos de dichas críticas y acusaciones. Pues efectivamente, somos personas de buscar el acuerdo con el otro, de consensuar, pactar, acordar… y dialogar. Porque los centristas, sí, somos unos enamorados del diálogo.